• or
  • Crear Cuenta

Nosotros

      

El origen de Vivián Alta Repostería® se remonta al año de 1987 cuando su fundadora, la Sra. Vivián, a unos meses de haberse casado, decide comenzar con la fabricación de pasteles y pastitas para venderlos entre sus familiares y amigos. Las recetas familiares eran la base del secreto y en escasos 6 m2 era donde se cocinaban éstas suculentas delicias. Su pasión por la repostería fue creciendo y las ventas, además de hacerse de manera doméstica,  se dieron también en algunos restaurantes de la ciudad de León, Guanajuato. La Sra. Vivián fue perfeccionando sus técnicas de panadería y repostería tomando cursos tanto en México como en el extranjero.

Pronto fue necesario cambiar el lugar de fabricación y se consiguió un lugar más amplio para continuar. Para entonces el negocio ya se había dado de alta formalmente y la Sra. Vivián, con la llegada de sus hijos, necesitaba administrar sus tiempos de empresaria y ama de casa simultáneamente. A finales de 1991 se dio la oportunidad de abrir el primer local comercial con servicio de cafetería por lo que las necesidades del negocio iban en aumento. Y así fue como se incursionó en la industria de la repostería y en el mundo del comercio.

Actualmente contamos con 6 sucursales en la ciudad de León,1 en Irapuato y una planta de producción muy amplia que cumple con todos los requerimientos de seguridad e higiene que garantiza la elaboración de nuestros productos. La plantilla de personal es de más de 40 empleados que intervienen en los procesos de fabricación, administración, distribución, mantenimiento y ventas. La característica esencial de nuestros productos es "el sabor de hogar" ya que están hechos con materia prima natural de la mejor calidad, sin conservadores y lo más importante: el amor que le ponemos al elaborar cada uno de nuestros productos.

En Vivián estamos comprometidos con el medio ambiente, por ello, nos enorgullece anunciar que adoptamos un nuevo estándar de responsabilidad social. Desde el 2019, comenzaremos a disminuir el consumo de huevos provenientes de gallinas enjauladas con la meta de sustituirlos por huevos de gallinas que no viven en jaulas en un 100% para el año 2025, garantizando así el bienestar animal e incrementando la calidad en cada proceso de todos nuestros productos.